Pétalo, el vino del amor.

Es un vino fresco y fragante producido en Pádua, una zona famosa en Italia por el cultivo de rosas, que durante la época de floración, que coincide con la de las viñas, transmite los aromas típicos de estas flores embriagando los viñedos, de ahí el nombre del vino.
Se recomienda servirlo a 6/7ºC para atrapar todos sus aromas y su sabor.

Miniblack by Freixenet

Miniblack by Freixenet, la propuesta más divertida, innovadora y exclusiva para degustar cava. MINIBLACK by Freixenet se ha convertido en icono de referencia para los creadores de tendencias. MINIBLACK es mucho más que una bebida, es una manera de tomar cava con estilo que se ha hecho imprescindible en los locales y ambientes más cool. Su imagen informal y rompedora, da un paso más en el diseño vanguardista de su botella. MINIBLACK está preparado para degustarlo directamente. Miniblack by Freixenet es un cava ligero y fresco, en el que se resaltan notas frutales que caracterizan tanto su sabor como sus finos e intensos aromas.

Comprala en: http://ow.ly/roOgr

Viña Albina

Muy representativo de los vinos clásicos de Rioja Alta. Color rubí con ribetes teja, brillante. Elegante en nariz, aromas armoniosos con matices de crianza y tonos varietales. Fino y bien constituido en boca, con buena acidez y pulidos taninos, muy equilibrado. Compleja vía retronasal con una fragancia delicada y persistente. Buena evolución en botella. Incluido en http://ow.ly/qm1Rn

Consejos para maridar vinos y carne

vino-carne

 

Según nuestra experiencia, es recomendable acompañar las aves como el pollo o el pavo con rellenos o estofados, de vinos blancos frutales con acidez moderada y buen cuerpo.

Aunque si están elaborados al asado tradicional, con buena condimentación y especies, requerirán vinos como un tinto tánico pero no excesivamente potente, como un crianza de estilo medite-rráneo, frutal, cálido y suave.

Otra ave como el pato, cuya carne es grasa y de textura delicada, que bien elaborada se torna un exquisito manjar de reyes, precisa de vinos de carácter firme, para lo cual podríamos recomendar un blanco de crianza o un tinto joven y fresco.

La constitución, el color y la complejidad de los vinos tintos nos predisponen a usarlos como acompañantes de los platos de carne.

Cuando estos platos sean cordero o res, preparados de forma que predomine el sabor de la carne, usaremos tintos complejos, profundos y aterciopelados, afinados por el tiempo, como un Gran Reserva. En cambio, en estofados o carnes muy condimentadas con salsas fuertes y especiadas, será mejor un tinto menos maduro, más tánico y corpulento (Reserva).

Un buen truco es utilizar en la elaboración del plato un poco de ese vino ideal para él, donde algunas variedades son perfectas para ciertas comidas, como la uva tinta Cabernet Sauvignon, insupera-ble si se utiliza para cocinar el cordero.

TAMBIÉN CON LOS POSTRES

Existe una parte de la comida que no tenemos costumbre de acompañar con vinos: los postres.

En un clima tan cálido como el cubano, resultan buenos pretendientes para los postres los cavas y los champagnes, aunque también servidos bien fríos pueden acompañarse de moscateles y vinos dulces de vendimias tardías (Late Harvets), sin olvidar a los oportos, que también son ideales.

Claro, para hacer cualquier recomendación es preciso analizar el grado de dulzor y lograr que el contraste y el equilibrio entre la bebida y el postre no sature.

Así, si los postres son marcadamente dulces o con presencia de chocolate amar-go, sería acertado acompañarlos con un brandy, un cogñac o un buen ron reserva, a lo cual podemos unir un café cubano y un buen habano para lograr un momento memorable.

OTRA GRAN CONVIVENCIA

Los vinos y los quesos merecen un tratamiento aparte. Aquí se han llevado a lo sublime los maridajes regionales (el queso local con el vino local). Esto es siempre una apuesta segura por lo cual resulta muy recomendable.

Para hablar de esto en detalle necesitaríamos varios artículos, por lo cual diremos de forma general que existen quesos tan neutros, otros tan grasos y otros tan fuertes, que es imposible recomendar un vino o estilo de vino si no sabemos de antemano de que variedad de queso se trata y su condición en el momento de ser consumido.

Para cualquier recomendación siempre se debe tener en cuenta la materia grasa, la textura y el grado de curado del queso, así como los taninos, la acidez, los azúcares y la untuosidad del vino. Se cree popularmente que la mejor compañía de los quesos son los tintos y esto no es ciento por ciento así.

Los fuertes quesos azules, que van perfecto con los vinos blancos botrizados, maridan también con los oportos debido a su dulzor y tenor alcohólico.

En general, con la mayoría de los quesos los vinos blancos son los que mejor van, pues se realzan mutuamente sin aniquilarse. Es fundamental hacer coincidir la composición grasa del queso y el cuerpo y untuosidad del vino.

Y en este enlace hay una celestina que no debe faltar: el pan, que tostado aportará un amargo para contrastar con la untuosidad del queso; así como unos frutos secos, almendras tostadas y dátiles complementarán a la perfección esa fiesta para el paladar.

 PARA GUSTOS…

En sentido general, no debemos olvidar que el arte del buen comer y beber tiene pocas reglas fijas, y cualquier combinación posible siempre tiene un carácter individual y subjetivo en función del gusto personal.

Lograr que un vino y un plato se complementen y realcen mutuamente es, a la vez que un reto, uno de los más grandes deleites del mundo de la gastronomía.

Por eso, el inmenso y apasionante mundo de los maridajes es un tema que siempre deberá ser tra-tado con pensamiento abierto, pues para gustos se han hecho los colores… y para escoger los vinos.

 

Visto en: excelenciasgourmet.com

Cervezas gourmet

cerveza2Tradicionalmente ha sido el vino el gran beneficiado por la catalogación de producto gourmet, sin embargo la cerveza, que es una bebida con un consumo mucho más extendido, no ha recibido el mismo tratamiento.

De un tiempo a esta parte, eso está cambiando y las fábricas cerveceras sacan productos de alta calidad que empiezan a recibir el tratamiento de “productos gourmet”.

Realmente, las cervezas que os indicamos son deliciosas y todo un placer para los amantes de la buena cerveza. Mezclas exquisitas, de variedades específicas que otorgan cuerpo y sabor incomparables.

  1. CELT BLEDDYN PALE ALE.

Esta es una cerveza de origen Galés, una intensa pale ale con una temperatura de maceración alta, que le otorga un cuerpo ligero. Las variedades de lúpulo Generous Us y New Zealand le otorgan un peculiar y exquisito sabor.

Celt  Bleddyn, un placer reservado para los amantes de la buena cerveza ale.

  1. ESTRELLA DAMM INEDIT.

Es una cerveza capaz de acompañar incluso  platos de alta cocina. Es una mezcla de malta, cebada y trigo con un delicioso aroma a cilantro y piel de naranja, con una textura fresca y cremosa.

  1. DEDUES TOCATTA.

Esta cerveza esta elaborada a base de maltas de cebada pale ale y whisky tipo turba, lúpulosMagnum y Hallertau, que le confieren un toque dulce ideal para acompañar postres.

  1. ALPIRSBACHER KLOSTERBAU.

Es una cerveza muy ligera, ganadora del premio WMA en 2010. Es una cerveza espumosa con una textura delicada que resulta muy agadable al paladar.

  1. SAPPORO.

Es una cerveza de origen japones de altísima calidad, es muy suave y tiene un sabor muy refrescante. Es ideal para maridar con sushi

Como elegir un buen vino dulce

vinodulce

Son cada vez más las bodegas que, por razones más de marketing que enológicas, sacan su vino dulce, envasado en lindas botellitas de medio litro o tres cuartos, doradas y esbeltas. Sin embargo, de las más de 40 etiquetas disponibles en este segmento de mercado, sólo unas pocas están elaboradas con refinamiento y clara conciencia de balance. La mayoría, detrás de sus aromas sobre maduros esconden una falta singular de equilibrio: o son demasiado dulces, o muy gomosas. Es que la naturaleza excesiva de los vinos tardíos, los dulces naturales y los fortificados no admite medias tintas. Si no está en su punto justo, agota e incluso quita las ganas de beber.

A continuación os dejamos algunos consejos esenciales que os servirán de guía cuando vayáis a comprarlos:
– Fijate con qué uva están hechos. Entre los varietales que mejor caminan, se destacan los que se elaboran a base de Torrontés, y eventualmente Sauvignon Blanc o Semillón. Desconfiá de otras cepas.

– No te dejes convencer por la estética.
 En la mayoría de los casos, estos vinos se compran para regalar, por lo que vienen con varios elementos de imagen (stamping, letras doradas, relieve en la etiqueta) que llaman la atención, pero que no necesariamente garantizan aroma y sabor.

– Mira con atención la graduación alcohólica. Si pasan de 13,5% tenéis más posibilidades de meter la pata. Si el tenor alcohólico ronda es de 11 o 12%, significa que el vino está mejor equilibrado.

– No prestes atención al color del vino, que puede variar desde un amarillo deslucido hasta un ámbar profundo. No guarda relación con la calidad.

– Ten en cuenta el origen. En los valles altos tienen mejores posibilidades de producir tardíos más sofisticados, porque son frescos por la noche.

visto en: Planeta Joy